UNIDOS Naturales
Creamos nuestro
Uruguay 100% orgánico

La Quínua - desde la semilla hasta el pan natural con tus propias manos. Autosuficiencia fácil. (Duración: 66 min)


22
UNIDOS Naturales
Creamos nuestro Uruguay 100% orgánico
Portada Actualidades ¿Viva la patria? - La corta del monte nativo en Uruguay, un ejemplo en las Sierras de Aigua Sobre nosotros Radiodifusión "Nació nuestro futuro" "Como crear nuestra propia realidad" Plantar y Cambiar La red de semillas orgánicas de UNIDOS Naturales AISOU - Album de Intercambio de Semillas Orgánicas Uruguay La inteligencia del campesino La Huerta de Sol y Mar Gallinas felices en Fray Bentos Estación experimental "El Recoveco" Bosque comestible "ISLA VERDE" Terapia Homa La semilla que plantamos Movilización popular para recuperar la vida saludable en Uruguay Acción "Uruguay Libre de Venenos" Educación Viva Documental - Otra Educación Escuela Camino al Sol, Paysandu Caballos de luz, Sierra de Rocha La liberación del agua Primera fuente pública y gratuita de agua vital, sana y controlada PRIMER ESTUDIO CIENTÍFICO CIUDADANO SOBRE LA CONTAMINACIÓN DEL AGUA POTABLE (?) DE OSE EN MONTEVIDEO CON AGROQUÍMICOS Comentarios sobre nuestro estudio del agua Tíbet, Aiguá, Uruguay Tíbet - el alma de UNIDOS Naturales (Español) Tíbet - the soul of UNIDOS Naturales (English) Espacio Experimental Alternativo Tíbet Fotogaleria de eventos realizados en Tíbet Tíbet - como llegar Eventos Eventos próximos La memoria de UNIDOS Naturales Somos UNO - El pulso de la tierra Multimedia Vídeos en nuestro canal de youtube Vídeos de UNIDOS Naturales en facebook Musica de UNIDOS Naturales Fotos Difusión para bajar Nos Unimos Lista permanente por un Uruguay 100% orgánico Testimonios por un Uruguay 100% orgánico Publicaciones Sobre el mundo natural Mensajes de Carlos Documentos útiles Respaldos Legales Links por la causa Opinión Comentarios de UNIDOS Naturales Columnas UNIDOS Naturales se presenta Luis Nuñez - un cantautor por la causa Danilo Oribe - un campeón mundial por la causa Nuestros Principios Conciencia Economica Contactenos Nuestros Boletines Agradecimiento
Hoy en día es un error instrumentalizado pensar que la salud se puede "comprar" ..... la salud es la expresión de nuestra relación con la NATURALEZA - con nosotros mismos.





















Sobre el mundo natural
"LA AGRICULTURA ES LA PROFESIÓN PROPIA DEL SABIO, LA MÁS ADECUADA AL SENCILLO Y LA OCUPACIÓN MÁS DIGNA PARA TODO HOMBRE LIBRE."
(Cicerón)



Soja: Peligroso poroto

Soja: Una suma de problemas, por Néstor Palmetti

Más allá de las cuestiones sociales, toxicológicas, económicas y ambientales que surgen del cultivo de soja transgénica (99% de la producción nacional), el poroto de soja en sí mismo, aún si fuese orgánico y no transgénico, representa un grave problema para la salud humana, por la combinación de varios factores que trataremos de resumir.

Existe profusa y sólida evidencia científica de los problemas que ocasiona su consumo regular, por lo cual se invita a consultar la información y a verificar la sólida bibliografía disponible en la web [1], que no podemos reproducir por cuestión de espacio.


Nunca fue alimento base

En la China antigua apreciaban esta planta por su efecto fertilizante del suelo (fija nitrógeno). Recién durante la dinastía Chou (1134-246 AC), con el dominio de la técnica de fermentación, comenzó a consumirse el poroto, en forma de fermentados (tempeh, natto, miso, shoyu) que aseguran la completa inactivación de sus antinutrientes. Luego (siglo II AC) se comenzó a cuajar el puré de porotos cocidos (tofu), proceso que inactiva antinutrientes, aunque no totalmente.

En 1930 la soja representaba apenas el 1,5% de las calorías en la dieta china. En 1998 se precisó que los japoneses consumían 8g diarios de proteína de soja (dos cucharaditas), en forma de fermentados y condimentos. Un dato no menor: la soja utilizada antiguamente en Oriente era glicina, diferente a la que se cultiva actualmente (glicina max), que ha sido mejorada para obtener más proteína (y también más isoflavonas).

Virtudes ilusorias

A fines del siglo XX, una avalancha publicitaria, basada en “serios estudios científicos”, la aconsejaba como una panacea nutricional y terapéutica. A tal punto que propulsó la adopción del término “nutracéutico” (nutriente y fármaco a la vez) por parte de la industria. El consumo de soja era esencial para resolver los desordenes menopáusicos, bajar el colesterol, proteger el sistema cardiovascular, combatir el cáncer, paliar el hambre en el mundo y asistir a los carenciados.

Al mismo tiempo, la industria le encontró miles de aplicaciones, aprovechando su riqueza proteica, sus grasas saludables, su plasticidad industrial y su bajísimo costo. Hasta los idealistas bienintencionados pensaron que era la forma de reducir el consumo de proteína animal (vegetarianos) y evitar daños al medio ambiente (ecologistas). Pero rápidamente el mito se fue derrumbando.


Desorden nutricional

Si bien la soja posee alto tenor proteico, su valor biológico (49 frente al índice 100 del huevo) se ve limitado por deficiencia en aminoácidos esenciales azufrados (metionina, cisteína) y por la presencia de inhibidores de las proteasas (enzimas como la tripsina, necesarias para degradar su proteína). El factor inhibidor no se inactiva completamente con la cocción y los procesos industriales; sólo con lentos procesos de fermentación que van desde varios meses a 3 años. Las consecuencias: mala digestión, déficit de crecimiento, trastornos gástricos, agotamiento pancreático, carencia de vitamina B12…

Otro peligroso antinutriente es el ácido fítico, presente en otros granos pero de mayor concentración en la soja. Esta sustancia bloquea la asimilación de minerales claves (calcio, magnesio, hierro y especialmente el cinc). La cocción prolongada lo inactiva parcialmente, solo la fermentación lenta lo inactiva totalmente. Con el tofu (queso de soja), los orientales consumen también pescados o carne, lo cual contrarresta al ácido fítico; esto no ocurre en dietas vegetarianas con soja.

Las hemoaglutininas, que aglutinan los glóbulos rojos y reducen la absorción de oxígeno, son otros antinutrientes de la soja. Estas lectinas deprimen el crecimiento, generan coágulos sanguíneos y reacciones alérgicas, afectando también a los enterocitos (células de la mucosa intestinal) y por tanto disminuyen la absorción de nutrientes.

A nivel de minerales, la soja posee elevadas y problemáticas concentraciones de manganeso y fósforo. El manganeso es 80 veces más abundante que en la leche materna, y su exceso disminuye los niveles de dopamina, genera hiperactividad y falta de concentración (características del DDA infantil), espasmos, temblores y comportamiento violento.

El fósforo, mineral que en exceso también está asociado al déficit de atención infantil y a la fibromialgia, es un antagonista del calcio y por tanto un promotor de la osteoporosis. Recordemos que nuestro organismo necesita una relación ideal entre calcio/fósforo de 2,5:1 (índice presente en la leche materna), lejano al índice de la leche vacuna (1:1), pero totalmente desequilibrado respecto al índice de la leche de soja (0,4:1) o la harina de soja (0,35:1).

Otro factor de desorden nutricional en la soja, son sus azúcares indigeribles. Se trata de oligosacáridos (estaquiosa y rafinosa) que no pueden ser degradados por nuestras enzimas, generando las características flatulencias intestinales tras su consumo.


Las nefastas isoflavonas

Podemos decir que el mayor problema de la soja son sus publicitadas y abundantes isoflavonas (genisteína, daidzeína). Convertidas en una panacea terapéutica para las mujeres en menopausia, son en realidad uno de los aspectos más peligrosos del consumo de la soja y sus derivados.

Estos fitoestrógenos (mecanismos defensivos naturales de la planta en respuesta a plagas) ya habían sido identificados como problemáticos en animales, allá por los años 50, cuando todavía no se utilizaba en alimentación humana. Los estudios del Dr. Mike Fitzpatrick en Nueva Zelandia mostraban evidencias de trastornos endocrinos, infertilidad, leucemia y cáncer al incorporar soja en alimento de mascotas y animales.

Más tarde se demostró en Japón que apenas dos cucharadas diarias de poroto de soja, durante un mes, bastaban para generar hipertrofia tiroidea (bocio) y pancreática, reducción del timo (glándula comando del sistema inmune), hipotiroidismo, constipación, fatiga y letargo.

Esto fue refrendado luego por estudios ingleses y americanos. Una investigación del Kings College of London, mostró que la genisteína bloquea el paso de espermatozoides al útero, dificultando la concepción, por lo cual la profesora Lynn Fraser aconsejó no consumir soja a quienes desearan el embarazo. Otro estudio inglés demostró que consumir durante un mes 60g diarios de proteína de soja, afectaba el ciclo menstrual, efecto persistente hasta 3 meses después de abandonar la ingesta de la leguminosa.

La Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston puso en evidencia el negativo efecto estrogénico de la soja en hombres: disminución del conteo de espermatozoides, infertilidad, aumento de peso, dificultades perceptivas y baja de la libido. Esto confirma el uso de la soja en monasterios orientales, donde la consideraban útil para aplacar el deseo sexual.

La abundante investigación mundial dio sobradas pruebas de los efectos de las isoflavonas de la soja: inhibición de las hormonas esteroides (estradiol) y las hormonas tiroideas (T3/T4), desordenes del aparato reproductor, infertilidad, hipotiroidismo, tiroiditis autoinmune, cáncer tiroideo, daño hepático (cirrosis), problemas de conducta, deficiencia inmune, insuficiencia pituitaria, colon irritable, déficit de percepción y memoria, cáncer de mama…

Sin embargo la industria de la soja se las ingenió para ignorar esta fuerte evidencia basada en las consecuencias del consumo de bajas cantidades diarias de soja (dosis de riesgo: 0,5mg de isoflavonas por kg de peso). Por el contrario, florecieron campañas promoviendo el “saludable” uso de soja para bajar el colesterol (25g diarios de proteína aislada) o resolver problemas de menopausia (el doble de la dosis de riesgo).

Pero lo más grotesco tiene que ver con el gran desarrollo de fórmulas para lactantes, destinadas a bebés alérgicos a la leche vacuna, o vegetarianos. En pequeños organismos, estas raciones de soja (isoflavonas) equivalen a 16 veces la dosis de riesgo antes citada, ó 5 píldoras anticonceptivas diarias para un adulto, ó 1.000 veces más efecto estrogénico que la lactancia materna.

El Ministerio de Salud de Israel prohibió la fórmula para bebes a base de soja, tras 3 muertes de bebes y 7 daños cerebrales en pocos días. En Inglaterra la leche de soja ha sido desaconsejada en menores de 2 años y embarazadas. La Comisión de Alimentos del Reino Unido recomendó no exceder el consumo diario de 40mg de isoflavonas de soja en adultos; estos valores se alcanzan con apenas 20g de poroto ó harina de soja, ó 70g de tofu, ó 200cc de leche de soja ó 100g de brotes de soja.


Daños de procesamiento

Los agresivos métodos industriales necesarios para obtener derivados del poroto de soja, generan ulteriores problemas nutricionales. La obtención del aislado de proteína (SPI por sus siglas en inglés), ingrediente clave en muchos alimentos, es un ejemplo ilustrativo.

El poroto es atacado con una solución alcalina para quitar la cáscara; luego es precipitada mediante un lavado ácido y finalmente es neutralizada en una solución alcalina. El lavado ácido en tanques de aluminio, transfiere (lixivia) gran cantidad de este mineral al producto. La cuajada resultante se seca por aspersión a alta temperatura para generar un polvo de alto contenido proteico. Mediante extrusión a alta temperatura y elevada presión, se obtiene la proteína vegetal texturizada (TVP).

Pese a la alta temperatura, estos procesamientos no alcanzan a eliminar completamente el inhibidor de tripsina; en cambio, desnaturalizan la proteína (reduce los aminoácidos lisina y cisteína) y generan nitritos carcinógenos. El procesamiento alcalino también genera lisinoalanina, una toxina cancerígena.

Dado el fuerte sabor a poroto, se deben añadir saborizantes artificiales (glutamato monosódico en imitaciones cárnicas) y/o endulzantes. Por ejemplo, los ingredientes declarados de una leche de soja en polvo, son, en orden cuantitativo: jarabe de maíz, aislado de proteína de soja, aceite de soja parcialmente hidrogenado, azúcar, mezcla de vitaminas y minerales, maltodextrina, sal, sabores artificiales, mono y diglicéridos.

En experimentos alimentarios, el uso de SPI incrementa la demanda de vitaminas E, K, D, y B12, y crea síntomas de deficiencia de calcio, magnesio, manganeso, molibdeno, cobre, hierro, y zinc. El ácido fítico remanente en estos productos de soja inhibe fuertemente la absorción de zinc e hierro; los animales de laboratorio alimentados con SPI muestran órganos agrandados (páncreas y tiroides) y una mayor generación de ácidos grasos en el hígado [2].

El problema de estos derivados de la soja (SPI, TVP) es su omnipresencia en los más variados e insospechados alimentos, lo cual impide evitarlos. Encontramos aislado de proteína de soja y proteína vegetal texturizada en: bebidas, panificados, alimentos dietéticos, leches de soja, fórmulas infantiles, comedores escolares, golosinas, bebidas dietéticas, productos para deportistas, fiambres, imitaciones cárnicas, helados, productos lácteos, barritas de cereales, mayonesas, productos de comida rápida…

Además, estos derivados del poroto están forzosamente presentes en toda la cadena alimentaria, al ser la base de balanceados para cría animal intensiva (feed lot, estabulación, jaulas, piscinas). Por cierto que los animales alimentados con proteína de soja muestran los mismos problemas de salud que los humanos: déficit de crecimiento, hipertrofia de órganos, hígado graso, tumores…

En materia de aceites, los benéficos ácidos grasos esenciales de la soja (omegas 3 y 6) son desnaturalizados por presión, solventes y temperatura (hasta 270ºC en atmósfera controlada) de los eficientes procesos industriales, que requieren agresivos procesos de refinación para eliminar indeseables texturas y olores (neutralizado, desgomado, blanqueado, desodorizado) [3]. Los AGE solo se encuentran en aceites obtenidos de presión en frío, método “ineficiente” que extrae apenas el 20% de la materia grasa del grano.

El aceite de soja refinado se destina principalmente a la hidrogenación industrial (margarinas), proceso que permite modular texturas (de líquido a sólido) adecuadas a las más diversas exigencias de la moderna ingeniería de alimentos, con bajo costo y gran conservación (resultan estables grasas transaturadas).

En el procesamiento doméstico o artesanal, el tiempo necesario y el alto costo energético (horas de remojo y cocción), induce a buscar soluciones más “convenientes”. Por ello las pequeñas elaboraciones (milanesas de soja, tofu) hacen uso de la harina de soja cruda. En el caso de las milanesas, el poroto molido es apenas sometido a pocos minutos de hervor (confección) y un ligero dorado (consumo). Obvio que así se evitan las altas temperaturas y las nitrosaminas cancerígenas, pero los antinutrientes quedan intactos e indigeribles los nutrientes.

Como corolario, y más allá de esta realidad apabullante que puede sonar obsesiva, creemos necesario compartir un testimonio desgarrador, del cual fuimos involuntarios testigos años atrás. Un bienintencionado matrimonio de Córdoba que por entonces se proveía de nuestros porotos de soja orgánicos y no transgénicos, decidió criar a su bebé recién nacido, evitando alimentarlo con la problemática leche vacuna. Con paciencia, hacían caseramente su propia leche de soja para el niño. A los dos años nos cuentan desesperados, sobre el diagnóstico del bebé alimentado con leche de soja casera: cirrosis hepática y leucemia. ¿Hace falta más evidencia?

[1] Ver “Por qué debe evitarse la soja” de Sally Fallon y Mary G. Enig, en Enlace

[2] Rackis, Joseph, J., “Biological and Physiological Factors in Soybeans”, Journal of the American Oil Chemists’ Society 51:161A-170A, January 1974 – Rackis, Joseph J. et al., “The USDA trypsin inhibitor study”, ibid.

[3] Ver apartado “Los aceites procesados”.

Del libro “Nutrición Depurativa”
Autor: Néstor Palmetti

Extraído de:
Espacio depurativo.com.ar



LA RACIONALIDAD ECOLÓGICA DE LA PRODUCCIÓN CAMPESINA


Un extracto de un texto de VICTOR TOLEDO, Mexico:

.......... Para lograr el desarrollo rural sin destruir los recursos naturales y sin transformar las unidades campesinas en unidades especializadas y asalariadas, es necesario cambiar completamente los principales objetivos de la modernización rural. En primer lugar, el simple hecho de reconocer una racionalidad ecológica en la producción campesina reta a los paradigmas centrales de la modernización rural porque reevalúa el significado y potencialidad de las culturas campesinas, normalmente consideradas como un sector arcaico o tradicional, sin importancia para la modernidad.

"Además, la autosuficiencia campesina, que está ampliamente basada en una simbiosis permanente con los recursos locales naturales, constituye el punto de partida para un desarrollo alternativo ecológicamente relevante. En esta perspectiva, la estrategia de producción excedentaria debe ser implementada sólo después de que una etapa de autosuficiencia sea garantizada. La subsistencia local y regional y no la producción comercial debería ser el primer objetivo productivo de cualquier política de desarrollo rural, especialmente en aquellas áreas caracterizadas por una alta complejidad ecogeográfica y una gran riqueza biológica y genética."



GLIFOSATO EN LOS ALIMENTOS




El Roundup (tóxico químico glifosato) en el 100% de los vinos analizados de California.

8 DE ABRIL DE, EL AÑO 2016

El uso de glifosato se ha vuelto tan fuera de control que está sintiendo en una vida propia y ahora está apareciendo incluso en los alimentos que no han sido rociados directamente, es decir, las uvas utilizadas para hacer vino orgánico.

El glifosato, el ingrediente activo en el herbicida Roundup de Monsanto, es el producto químico agrícola más utilizado en la historia. Se utiliza en un número de diferentes herbicidas (700 en total), pero el Roundup es con mucho el más ampliamente utilizado.
Dado que el glifosato se introdujo en 1974, 1,8 millones de toneladas se han aplicado a los campos de Estados Unidos, y dos tercios de ese volumen se ha inyectado en los últimos 10 años.

Un análisis reciente mostró que los agricultores rociaron suficiente glifosato en 2014 para aplicar 0,8 libras de la sustancia química de cada acre de tierra de cultivo cultivada en los EE.UU., y casi 0,5 libras de glifosato a todos las tierras de cultivo en todo el mundo.

- si compra alimentos o bebidas orgánicas, debería teóricamente a salvo de la exposición al glifosato, ya que este producto químico no está permitido en la agricultura ecológica. Pero un nuevo análisis reveló que el glifosato ahora se ha infiltrado no sólo en los vinos convencionales, sino también en los vinos orgánicos. El 100 por ciento del vino analizado contenía glifosato. Un donante anónimo del grupo de defensa de las mamas a través de América envió 10 muestras de vino a ensayar para el glifosato. Todas las muestras dieron positivo para el glifosato - incluso vinos orgánicos, aunque sus niveles fueron significativamente más bajos.

- el nivel más alto detectado fue 18,74 partes por billón (ppb), que fue encontrado en un Cabernet Sauvignon 2013, procedente de un viñedo convencional. Esto fue más de 28 veces mayor que las otras muestras ensayadas. El nivel más bajo, 0.659 ppb, fue encontrado en un Syrah 2013, que fue producido por un viñedo biodinámico y orgánico. Un vino orgánico de 2012 de vino rojo también dio positivo para el glifosato a un nivel de 0.913 ppb.

¿Cómo es que el glifosato termina en el vino?

Mientras que el glifosato no se pulveriza directamente sobre las uvas en los viñedos (que mataría a las vides), a menudo se utiliza para pulverizar el suelo a ambos lados de las vides de uva. Las mamas a través de América informaron: " Esto se traduce en una tira de 2 a 4 pies de Roundup rociado del suelo con la vid en el medio. Según el Dr. Don Huber en una conferencia pronunciada en la granja Acres en los EE.UU. en diciembre de 2011, en la vid se pulverizan los tallos, y inevitablemente en este proceso es probable que el Roundup se absorbe a través de las raíces y la corteza de las vides, desde donde llega hasta las hojas y las uvas ". En cuanto a cómo los vinos orgánicos se contaminan, lo más probable es que el glifosato puede dispersarse más en los viñedos orgánicos y biodinámicos de los viñedos cercanos convencionales.
También es posible que la contaminación es el resultado de glifosato que queda en el suelo después de una granja convencional se convirtió al orgánica; el producto químico puede permanecer en el suelo durante más de 20 años.

GLIFOSATO DETECTADO EN 14 CERVEZAS ALEMANAS

Un estudio de residuos de glifosato por el Instituto Ambiental de Munich ha encontrado glifosato en las 14 más vendidas cervezas alemanas. Todas las cervezas analizadas tenían niveles de glifosato por encima del límite de 0,1 microgramos permitidos en el agua potable. Los niveles oscilaron entre un máximo de 29,74 microgramos por litro que se encuentran en una cerveza llamada Hasseroeder a un mínimo de 0,46 microgramos por litro, que fue encontrado en el Augustiner cerveza.

Aunque no hay pruebas todavía no se ha llevado a cabo sobre la cerveza americana, es probable que esté también contaminada con glifosato. De hecho, las pruebas de laboratorio encargadas por mamas a través de América y del pulso Sostenible reveló que el glifosato está apareciendo prácticamente en todas partes, incluso en las muestras de sangre y orina, leche materna y el agua potable.

- el hallazgo de cerveza podría ser un golpe para la industria alemana de la cerveza en particular. El país es el mayor productor de cerveza en Europa y durante mucho tiempo ha enorgullecido de elaboración de la cerveza de cerveza sólo el más puro.
"Das Reinheitsgebot" es ley de pureza de alimentos de Alemania. Es una de las leyes de seguridad alimentaria más antiguos del mundo y limita los ingredientes de la cerveza con sólo el agua, la cebada y el lúpulo (levadura fue aprobado más tarde también).
Ahora los productos químicos de Monsanto están amenazando esta tradición alemana y su reputación para la producción de la cerveza más pura. Según ha informado el local: "A diferencia de nuestros colegas en el extranjero, los cerveceros alemanes no utilizan saborizantes artificiales ni conservantes ni enzimas", dijo Hans-Georg NDE, presidente de la Federación de Cerveceros Alemanes, en la feria agrícola de la Semana Verde en Berlín.
Las cervezas keep-que-sencillo traje de hecho una tendencia hacia los alimentos orgánicos y saludables, acordó Frank-Juergen Methner, un especialista de la cerveza en el Instituto Nacional de Alimentos de la Universidad Técnica de Berlín. "En tiempos de nutrición saludable, la demanda de cerveza que se elabora de acuerdo con el Reinheitsgebot va en aumento", dijo.

El glifosato puede causar cáncer y otros problemas de salud.

Muchos no son conscientes del hecho de que el glifosato está patentado como un antibiótico. Está diseñado para matar las bacterias, que es una de las principales formas en que perjudica tanto a los suelos y la salud humana. Investigaciones recientes incluso han llegados a la conclusión que el Roundup (y otros pesticidas) promueve la resistencia a los antibióticos.
El científico Anthony Samsel, Ph.D. fue la persona que desenterró las patentes que muestran que el glifosato es un biocida y un antibiótico. Un estudio encontró en aves de corral que esta sustancia química destruye las bacterias intestinales beneficiosas y promueve la propagación de bacterias patógenas. Samsel también informó de que las dosis bajas de exposición oral crónica al glifosato es una ruptura del equilibrio entre los microbios del intestino, lo que lleva a una sobre representación de los agentes patógenos, un estado inflamatorio crónico en el intestino y una alteración de la barrera intestinal. La investigación de Samsel también reveló que Monsanto sabía ya en 1981 que el glifosato causa adenomas y carcinomas en ratas.
Esta propia investigación de Monsanto apoya la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) con la determinación de que el glifosato es un Clase 2A "probable carcinógeno humano" - una determinación cual Monsanto ahora esta tratando de obtener retraído. Otras investigaciones han demostrados:
- estimula el crecimiento de células de cáncer de mama humano
- tiene efectos perturbadores del sistema endocrino y afecta a la reproducción humana y el desarrollo fetal
- induce daño oxidativo y neurotóxico en el cerebro
. modifica el equilibrio de las hormonas sexuales
- causa defectos de nacimiento

El glifosato puede ser incluso más tóxico debido a los surfactantes.
La mayoría de los estudios para investigar la toxicidad del glifosato sólo han estudiado el ingrediente "activo" (glifosato) y sus productos de degradación, aminometilfosfónico (AMPA). Pero la presencia de los llamados compuestos inactivos en el herbicida puede ser la amplificación de los efectos tóxicos del glifosato.
Un estudio de 2012 reveló que los ingredientes inertes, tales como disolventes, conservantes, agentes tensioactivos y otras sustancias son nada pero pueden, ya menudo lo hacen, contribuir a la toxicidad de un producto de una manera sinérgica "inactivo." - Incluso si son no tóxicos aisladamente.
También se encontraron ciertos adyuvantes de herbicidas a base de glifosato siendo "principios activos de la toxicidad celular humana", y añadió que los riesgos inherentes con glifosato.

Vale la pena señalar que, según los investigadores, este daño celular y / o muerte celular puede ocurrir a los niveles residuales que se hallan en los cultivos tratados con Roundup, así como céspedes y jardines, donde se aplica Roundup para el control de malezas. Como está escrito en la Revista Internacional de Investigación del Medio Ambiente y Salud Pública: "Formulaciones plaguicidas contienen ingredientes activos declarados y coformulantes presentados como compuestos inertes y confidenciales. Hemos probado la disrupción endocrina de coformulantes en seis herbicidas basados en glifosato (GBH) ... Todos los coformulantes y formulaciones eran citotóxica comparable [tóxico para las células vivas] muy por debajo de la dilución agrícola del 1 por ciento (18 a 2000 veces para los adyuvantes, de 8 a 141 veces para formulaciones).

Se ha demostrado por primera vez que la disrupción endocrina de GBH no sólo podría ser debido al ingrediente activo declarado, sino también a los coadyuvantes.
Estos resultados podrían explicar numerosos resultados in vivo con GBHS no vistos con G [glifosato] solo; por otra parte, cuestionan la relevancia del valor de ingesta diaria aceptable (IDA) para las exposiciones GBHS, calculadas a partir de este momento las pruebas de toxicidad del ingrediente activo declarado, por sí solos.

¿Cómo evitar el glifosato en los alimentos?

Su mejor apuesta para minimizar los riesgos para la salud de los herbicidas y pesticidas es evitarlos en primer lugar por el consumo de alimentos orgánicos tanto como sea posible y la inversión en un buen sistema de filtración de agua de su casa o apartamento. Si sabe que ha estado expuesto a herbicidas y pesticidas, las bacterias del ácido láctico que se forman durante la fermentación del kimchi pueden ayudar a su cuerpo a descomponer.

Así incluyendo alimentos fermentados como el kimchi en su dieta también puede ser una buena estrategia para ayudar a desintoxicar los pesticidas que entran en su cuerpo. Uno de los beneficios de comer orgánico es que los alimentos estén libres de ingredientes (GE) por ingeniería genética, y esto es clave para evitar la exposición al glifosato tóxico. A continuación se presentan algunos grandes recursos para obtener alimentos orgánicos saludables.

El consumo de alimentos orgánicos producidos localmente no sólo va a apoyar la salud de su familia, sino que también protegerá el medio ambiente frente a los contaminantes químicos nocivos y la propagación accidental de semillas genéticamente modificadas y las malas hierbas resistentes a productos químicos y plagas.

Fuente: http://livingtraditionally.com/



¿SON LOS MOLINOS DE VIENTO EN EL CERRO CATEDRAL LEGAL?

El Decreto nº 3867 de la Junta departamental de Maldonado del 27 de abril de 2010, el cual establece en su artículo 71:

Artículo 71:
d) Zonas de Protección Paisajística y de Nacientes de Cursos de Agua y Biodiversidad, en: Sierra de las Ánimas, Sierra de los Caracoles-de la Ballena, Sierra de Carapé-Cerro Catedral-Salamanca, entre otros. En estas zonas se desestimulará la forestación con montes de rendimiento y se asegurarán densidades de ocupación extremadamente bajas. Se deberá preservar la vegetación nativa (autóctona) y para todo nuevo emprendimiento se deberá considerar la incidencia del impacto que el mismo produzca sobre el aspecto paisajístico, las nacientes de agua o la biodiversidad.



TUPINAMBÓ

Descarga PDF


MEXICANOS CREAN UN PRODUCTO ECOAMIGABlE CON NOPAL:


UN IMPERMEABILIZANTE PARA TECHOS.

En los últimos años el nopal, esa planta característica de los lugares semiáridos, ha sido investigado para distintos usos y los resultados han sido sorprendentes. Entre las propiedades del nopal descubiertas últimamente están que su baba puede ser un muy eficiente purificador de agua, que sus residuos pueden generar electricidad o que una dieta a base de esta planta podría reducir los niveles de obesidad, gracias a que mejora el funcionamiento del metabolismo.

Entre esta nueva ola de descubrimientos alrededor del nopal, un grupo de jóvenes estudiantes mexicanos también descubrió que la baba de dicha planta, en conjunto con la sal de grano, hace que la sustancia tenga una consistencia más resistente al agua y, por lo tanto, tenga propiedades impermeabilizantes: el producto que han creado se llama Impermeapal y es de mayor durabilidad que los impermeabilizantes habituales.

El descubrimiento lo hicieron alumnos de la Unidad Remota del Instituto Tecnológico de Aguascalientes (ITA), ubicada en el municipio de Tepezalá, en dicho estado: Omar Sánchez, alumno del 7o semestre de la carrera de Ingeniería Industrial, y otros tres compañeros, son los creadores del proyecto.

En una entrevista para La Jornada, Sánchez apuntó:
"Impermeapal significa un producto que puede comercializarse con éxito, pues su precio oscilaría entre 300 y 350 pesos, con características que lo distinguen por su buena calidad, resistencia y sustentabilidad."

En América suele cuestionarse que, aunque el nopal es endémico de esta zona geográfica, en Asia, por ejemplo, se invierte más en investigación sobre dicha planta. Los probados beneficios del nopal, aun con la poca investigación existente, están inspirando iniciativas desde la sociedad y la academia para estudiar qué más sorpresas nos depara esta noble especie.



UNA PLANTA LLAMADA TASI: [Morrenia brachystephana]*


Enredadera de los motnes, de fruto comestible y tallo lechoso; el cocimiento de la raiz y el fruto es recomendado de antiguo para aumentar la secreción láctea a las madres. Alcalde Espejo en su Excursión por la sierra de Córdoba, 1871, menciona varias veces las maravillas que ha oido referir sobre las propiedades del tasi o tase. El doctor Arata ha estudiado sus propiedades galactógagas en sus Anales del Consejo de Higiene, 1891. “El tasi o lorai de los tobas.

Los indios, como la gente desheredada del Paraguay, Corrientes y otras provincias argentinas, se alimentan del folículo, que no es desagradable, asado o hervido -hasta crudo siendo tierno- y cuyo mesocarpo carnoso, es también coriáceo. También hacen yesca del folículo, y en Santiago se prepara un dulce exquisito semejante al del tomate. Finalmente, está probado que el agua del tasi hervido, desempeña un rol muy especial en la lactancia materna” ( A. J. Carranza, Expedición al Chaco Austral.)

* Voces indígenas y modismos locales Martiniano Leguizamón, de su libro Recuerdos de la tierra.